Mientras colocaba cada una de las piezas del rompecabezas que encontré por casualidad entre las cosas de mi tío David, se me vinieron a la mente ciertos recuerdos que yo di por perdidos o que simplemente desconocía, es como tener piezas que no encajan: Pero que gracias a la ayuda, en este caso la mi tío pude recordarlos.

Me sorprendió que recordara lo que llevé en la lonchera el primer día de clases (un plátano, una granadilla y mi jugo de naranja) y la ropa que llevaba puesta; mi vestido blanco con puntos rojos, mi vestimenta la recordaba porque mamá, quién es aficionada a las fotos plasmó aquel día.
Me volvió a contar una vez más, mi primeras papillas en que sin querer las compartía con él y con mi tío Manuel o las primeras travesuras, cuando escondía las llaves detrás del televisor. Ummm también me hizo recordar mi época como karateka a los cuatro años, cuando andaba con mi traje blanco y mi cinturón que llegó a ser negro y claro el campeonato en el que le rompí la nariz a una niña; sin embargo, hoy en día detesto cualquier expresión de violencia.

y debo resaltar uno de los recuerdos que tengo y tendré impregnados en mi memoria siempre, tenía seis años y esperaba con ansías los domingos, aquel día de la semana en donde volvía a ver a mis tíos, mi abuelita y primos, la hora mas anhelada, la del almuerzo, aquella mesa que veía tan vacía días antes aquel parecía una gran fiesta en la que todos los anécdotas vividos durante la semana se contaban con cierto humor de por medio así hayan sido malos.

Las mascotas no están de lado, aunque no lo recuerdo del todo me nombró una vez más a "José" un pequeño chanchito rosado que estuvo conmigo hasta los cuatro años y al que gozaba bañaro, también está "Mañuquito", un conejo marrón que encontraron, mi tío Manuel y él, en un jardín y no dudaron en regalármelo; por último, "Bobby" y "RoKa", el primero un pequeño obsequio que recibió mi tío , el segundo mi regalo de cumpleaños número doce, llegó en una cajita con un peluche gris que aparentaba ser su mamá, pues él había quedado huérfano quince días antes, mis dos últimas mascotas aún me acompañan pero ellos formarán parte de otro post.

Dicen que la memoria es traicionera... Hoy veo esos recuerdos un tanto lejanos, no es que sienta vieja ni nada, pero al vivirlos una vez más entre risas te ayudan a darte cuenta que ese niño aún no ha muerto sigue vivo esperando que un día cualquiera vuelvan a ser nombrados para volver a vivirlos...


This entry was posted on 21:34 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 comentarios:

    agent000 dijo...

    jajaja ya kiero ver esa foto q te tomo tu mamá con tu vestidito... y si q te hacian comer arto mensa!!! con esa super lonchera q te mandaban jejeje....
    ahora mirate...!!! das pena!!!... jejeje mentira....
    uffff... yo tmb tengo artos recuerdos ya los sabras!!!... x lo pronto recordarlos nos saca un gran conclusion.... ESTAMOS TIAS!!!
    tqm... chory :D

  1. ... on martes, 17 febrero, 2009  
  2. lulú dijo...

    olas, jessica... chevere tu blog,, qe bien qe aun recuerdes tu niñez,, y si pues sil y u ya stan tias!! jajja
    lo weno es qe siempre hay un espiritu joven dentro qe nos ayudara a recordar estas grandes epocas forever!!
    regresare...

  3. ... on domingo, 22 febrero, 2009  
  4. vampiro_redentor dijo...

    o ke lidan de niñita!
    manya se te ve re diferente!!

  5. ... on domingo, 05 abril, 2009